Tambomachay : Culto al Agua

Cinco kilómetros después de Sacsayhuamán se encuentra Tambomacchay, llamado el balneario del Inca. Los restos de esta edificación forman 4 muros escalonados. En el cuarto muro hay 4 hornacinas trapezoidales.

Los muros están comunicados por escalinatas. La caída de agua cristalina que llama la atención en estas ruinas, parte de la terraza del segundo muro y se vierte sobre una pequeña poza de piedra. Se dice que allí el Inca rendía culto al agua con los grandes del Imperio.

En el cuarto muro se distinguen cuatro hornacinas de forma trapezoidal del más puro estilo incaico. El tercer y cuarto muro están comunicados por una escalinata de piedras a cuyo pie hay otra hornacina.

Las hornacinas son una especie de huecos o nichos de dos metros de alto donde, en los que según algunos historiadores, se hacían las ceremonias de culto al sol con ritos de agua.

Tambomachay se encuentra al N.O. de la fortificación de Puca-Pucara, cuya construcción habría obedecido precisamente para defender los adoratorios o las vertientes de agua de las cercanías, elemento valiosísimo en pueblo de economía fundamentalmente agraria como era el Imperio del Tahuantinsuyo.